domingo, 4 de abril de 2010

El Queso de Heidi y otros antojos

Hay antojos de comidas que hemos probado. Y hay antojos de platos que quisiéramos probar algún día.. Pero hay casos donde antojamos manjares que no existen... Que quiero decir con esto? Pues bueno, se trata de una época de mi infancia, donde la influencia de programas de tv, películas y tiras cómicas alimentaban mi imaginación y apetito. Así, en el transcurso de los años que alimentaron mi infancia, aun recuerdo esos antojos que fueron y siguen siendo especiales. Lo maravilloso del caso es que te los imaginas, los sentís y casi que aseveras que son deliciosos... Y yo me los imaginaba así, sabrosos, deleitables, únicos... Basta recordar algunos de ellos para sentir que soy un niño de nuevo...Estos son algunos de esos antojos de la infancia:


El queso de Heidi: Con su abuelo, Heidi se alimentaba de manera austera. Mucho pan, leche de cabra y Queso... Pero por alguna razón siempre me imaginaba que el dichoso queso sabía delicioso. Heidi lo comía con unos trozos de pan que también se veían buenos. A veces incluso lo derretía al estilo fondue... A pesar de vivir humildemente, siempre me pareció que comer aquel queso sería todo un lujo... Y es que el queso simplemente se veía buenísimo. Eso sí, hay que aclarar que Heidi vivía en Suiza, así que, seguramente, si era un lujo de queso el que se comía con el abuelo y Niebla, el perro.

Las Tortas de Jamón del Chavo:El Chavo del Ocho, aquel personaje entrañable, siempre andaba hambriento y su máximo deseo era comerse una torta de jamón. Cuando hablaban de dinero, el Chavo lo traducía en cuantas tortas de jamón se podía comprar con esa plata. Solo pensaba en eso y deseaba tanto la torta que siempre me imagine que sería deliciosa. En mi país no se comen tortas, se comen panes, sandwiches... Por eso para mi, de pequeño, pensar en una torta era algo diferente. Nunca supe que llevaría la torta(además de jamón), pero siempre creí sería todo un manjar. Y , debo confesar, lo sigo creyendo.

El Rio de Chocolate de Willy Wonka: Que se puede decir... Que niño no sueña con una fabrica de chocolates? En especial una fabrica con dulces mágicos, de todos los colores y sabores... De niño me encantaba ver la película de Willy Wonka(la original de Gene Wilder) y caía en la fascinación de todos los dulces que aparecían. Pero mi obsesión era el rio de chocolate... No puedo culpar al gordito de Augustus Gloop por tratarse de beber el rio de chocolate. Yo hubiera hecho lo mismo... Es más, este es un antojo asequible... Costaría varios miles o millones y sería una locura hacerlo. Pero me satisface pensar que es un antojo con el que aun puedo soñar.


Los Sanwiches de Lorenzo Parachoques: Me encantaba leer las tiras comicas de "Pepita". Y Lorenzo, el esposo de la famosa Pepita, siempre me agradó... Era delgado pero siempre tenía un apetito voraz. Muy regularmente sufría de antojos, incluso de madrugada. Cuando eso sucedía, y sin importar la hora del día, Lorenzo se aventuraba a su refrigerador y se valía de todo alimento disponible para crear sandwiches mounstruosos, gigantescos y, aparentemente, suculentos... Cada sandwich era diferente, único.Algunos locos, otros geniales. Igual, siempre quise probar uno de esos sandwiches. Nadie tan grande para improvisar a la hora de hacer un sandwich como Parachoques...


Las costillas de terodáctilo de Pedro Picapiedra: Me encantaba ver este show, bueno aún me gusta. Pedro era un comelón empedernido quien tenía la fortuna de vivir en la época prehistórica, donde los bistecs gigantescos estaban a la orden del día. Al inicio del show se veía como Pedro llegaba a un Autoservicio y le servían una costilla tan grande que se volcaba su troncomóvil. Pero no solo era eso, cuando comía en su casa le servían unos steaks masivos, hamburguesas gigantescas. Todo, absolutamente todo corte de carne era enorme. Y siendo un amante de la carne, siempre me hubiera gustado probar las costillas de terodáctilo o unos hamburguesas de brontosaurio...


7 comentarios:

  1. amaneci con antojo de un sandwich parachoques!!! y tu blog me dio mas hambre!!! jajaj chido!!! saluds desde mexico... las tortas son como los sandwiches, pero se usa unm tipo de pan diferente, mas duro, llamado telera o bolillo.

    ResponderEliminar
  2. uuuuhhh!! con una costilla de terodactilo quedoo loco para una parrillada xD jaja

    ResponderEliminar
  3. También se veía deliciosa la sopa que preparaba el abuelo de Heidi, no se sabia de qué era, pero el vaporcito en el caldero y los platitos donde la servía, la hacía lucir apetitosa y le daba calor de hogar

    ResponderEliminar
  4. La torta de jamón del chavo yo la imaginaba así: con un bolillo recién salido del horno con jamón, queso fresco, jitomate y aguacate, aderezado con mayonesa y mostaza

    ResponderEliminar
  5. De hecho ya venden la torta del chavo del ocho en las tienditas!!!

    ResponderEliminar
  6. tienes razon,sabes deberias ver el castillo bagabundo,mmm..se me antoja esos huevos,las papas el tocino el pan el queso,todo esta delicious

    ResponderEliminar
  7. bermole jajaja hoy voy a comer sopita mas un sandwich con mortadela queso fundido tomate cebolla lechuga y una parrillada de costilla de cerdo en un hotel y de postre un chocolate caliente

    ResponderEliminar