miércoles, 11 de noviembre de 2009

El Problema de las Redes Sociales


Conozco decenas, por no decir cientos, de personas que se han hecho un poco esclavos de su Facebook. Cuantas personas no hemos visto que lo primero que hacen al sentarse frente a su computadora es meterse a su página de Facebook. Se meten a cambiar su perfil, chatear un rato y, sobretodo, un poco a hurgar el perfil de los demás: amigos, esposos o ex esposos, familia, novios o ex novios, sobrinos e , incluso, desconocidos. Muchas personas se han vuelto adictos de esta herramienta y desperdician significativas horas de su vida en ella. Pareciera que para muchos, esta página web lo es todo. Facebook, Facebook, Facebook. Y supongo, que en parte todos somos un poco culpables. Yo tengo Facebook, mis amigos, mis familiares, mis conocidos, todos, todos tenemos Facebook.


Pero todo esto que describo es un síntoma mundial. Facebook es una red social que te permite conectarte con un grupo ilimitado de personas en Internet. Pero ojo, es solamente una de tantas redes sociales: Hi5, My Space, Twitter, por mencionar algunos. Son cientos de millones de personas a nivel mundial las que participan en estas redes sociales. En otras palabras, un mal endémico.


Yo no refuto la utilidad de estas redes sociales. Repito, yo tengo Facebook y tendré que admitir que lo uso con cierta regularidad. Es más, esta herramienta me ha ayudado a reconectarme con gente que pensé haberle perdido la pista para siempre. Es una herramienta que puede ser muy útil si se le da buen uso.


El problema de estas redes sociales, reside sobretodo, cuando perdemos un poco la perspectiva de las implicaciones que pueden haber a partir de lo que hacemos y como nos manejamos dentro de ellas. Ser parte de una comunidad requiere interactuar y en ese sentido debemos saber que la manera en la cual nos conducimos traerá siempre una respuesta: positiva, peligrosa o dañina. Cuando la participación en estas redes comienza a afectarnos en nuestras vidas, háblese social o laboralmente, comenzamos a enfrentar una situación similar a una adicción de cualquier tipo. Y, como sabemos, las adicciones acarrean consecuencias.


Basta mencionar el tema de las relaciones sentimentales para escenificar un poco las consecuencias que pueden haber a partir de nuestras acciones dentro de estas redes sociales. Publicar una foto indiscreta o incomoda, por ejemplo, puede hacerle mucho daño a terceros sin que nosotros ni si quiera nos demos cuenta. Agregar como amigo o escribirse con ciertas personas puede causar altercados entre parejas. O tal vez, sin querer, te das cuenta que tu pareja te esta haciendo la jugada. El problema es que Facebook y las demás redes sociales convierten nuestra vida privada en algo público, y lo peor, con nuestro consentimiento. Así, y sin uno quererlo, a un hombre casado le pueden publicar una foto vieja en la cual sale con su antigua novia, y de alguna manera, le cause malestar en su actual relación. Las situaciones que se pueden dar son diversas. Celos, intrigas, chambres, rumores… Hay muchos peligros que suceden, en parte, porque damos nuestro consentimiento de participar en dicha red social.


En temas de seguridad, estas redes sociales sin duda pueden resultar en un grave problema. Cuantos casos no habrán de acoso sexual o de menores que, por su ingenuidad, van a caer en las garras de predadores sexuales que usan el Internet para sus desviados propósitos. En nuestro país, el tema de la seguridad puede resultar aun mas grave. Por ejemplo, teniendo el problema de las extorsiones o secuestros, al publicar fotos o datos personales de todo tipo, estamos dando vía libre a cualquier malhechor para que utilice dicha información para nefastas intenciones.


Y por si fuera poco, nuestra imagen personal puede sufrir también. La publicación de ciertos comentarios o de fotos comprometedoras, puede afectar gravemente la imagen y el concepto que tengan de nosotros nuestros familiares, amigos, empleadores y demás conocidos. Y el problema es que lo que esta a la vista no solamente es lo que nosotros publicamos, sino lo que publican los demás que se encuentran en nuestra red. Hay que estar atento a lo que publicamos, primero por nosotros y segundo por lo que pueda afectar a otros.


Con toda esta letanía no estoy diciendo que procedamos a cancelar nuestra cuenta de Facebook. Como menciono, yo también tengo una cuenta. La intención es, mas bien, concientizar que hay implicaciones y consecuencias en estas redes sociales, incluso a partir de los más pequeños detalles. Debemos estar atentos de cada una de nuestras acciones dentro de estas comunidades virtuales para que no nos afecten a nosotros ni a los demás.


P.D: La ironía.....Este artículo aparecerá en mi pagina de Facebook pues tengo configurada mi cuenta para que publique en mi perfil ,de manera automatica , cada nueva entrada del blog. Que cosas!




9 comentarios:

  1. Yo se de lo que hablas, un chero se tuvo que ir de el Trabajo.....Ese Face Book, lo jodio

    ResponderEliminar
  2. rafael,

    En respuesta a tu pregunta, lo que tendrias que hacer es:

    1. Registrate en Networked Blogs http://apps.facebook.com/blognetworks

    Ahí das de alta tu blog y todos los datos que te pidan del mismo

    2. Tenes que insertar el WIDGET de Networked blogs a tu sitio. Esta herramienta sirve para leer y actualizar el contenido que publicas en el blog.

    Intentalo,no es nada complicado. Cualquier cosa a las ordenes

    Rafa

    ResponderEliminar
  3. Ironia? yo diría paradoja, jajaja, felicidades por el artículo.

    ResponderEliminar
  4. Hola... buen post, me ha gustado. Yo he escrito del tema también. Agradecería los comentarios.
    Alghedi.
    http://alghedi.blogspot.de/

    ResponderEliminar
  5. Me parece un tema de suma importancia por que es uno de los problemas principales en la sociedad , Naomi

    ResponderEliminar
  6. http://www.facebook.com/RedesunProblemaYunBeneficio

    seguiremos subiendo informacion por si les ineteresa un poco mas del tema

    ResponderEliminar